16 sep 2017

The Legend of Zelda: The Book of Dreams (68)

                Cuando Link y Mido estaban fuera del sueño el sabio uso sus poderes para crear en RIEN el mismo brillo de contorno azul que ERENALD. Cuando las dos estrellas brillaron después de unos parpadeos comenzaron a moverse en el plano hasta que después de un minuto ambas estaban una junto a la otra.

Mido: Dos estrellas juntas suelen reflejar qué tan unidas son las personas, pero dos estrellas pegadas son sueños donde ambas personas sueñan al otro en lo mismo.

                Ambos entraron al nuevo sueño y en él se encontraron con Rien y Erenald, todos en un bosque frondoso, donde unos árboles cortados servían como asiento y una piedra con la cima casi como un círculo plano estaba a la mitad del lugar.

                Los dos nuevos sabios estaban cada uno sentado y tocando sus propias melodías, sin hacer pausas a veces volteaban a ver al otro pero ninguno decía alguna palabra.

Mido: -Con voz alta.- Amigos.
Ambos dejaron de tocar y voltearon a verlo.
Mido: Quizá ya se conocían. Erenald, él es Rien. Rien, él es Erenald.
Rien: Si, te conozco, solo no esperaba verte aquí.
Erenald: Esto es raro. ¿Estoy soñando?
Mido: -Con voz baja.- Link, coloca tu espada en esa piedra.
Link comenzó a caminar y a vista de los demás dejó su espada sobre esa piedra circular.
Mido: Este joven que vino conmigo se llama Link, él ha viajado mucho y enfrentado grandes peligros, pero llego el momento en que es él quien necesita nuestra ayuda.
Rien: N-No quiero enfrentar monstruos.
Link: No quiero que peleen, necesito que me ayuden de otra forma.
Erenald: ¿En qué puedo ayudar?
Mido: Esas canciones que aprendieron.
Erenald & Rien: ¿El Aria de Viento/Tierra?
Mido: Son melodías especiales, música que significa que nos espera un mejor futuro.
Rien: ¿De verdad?
Mido: Esa espada en el centro, es una espada antigua, muy poderosa, que eliminó el mal en nuestro mundo innumerables veces.
Erenald: Guau.
Mido: Ahora se encuentra deteriorada y necesita de ustedes dos para regresar.
Rien: Con… ¿música?
Mido: La melodías que ustedes conocen forman parte de un ritual santo para permitirle conservar sus poderes, necesitamos que ambos toquen sus melodías para que recupere su fuerza.

                Todos se quedaron callados, los dos nuevos sabios parecían tardar en comprender el sentido de lo que se les estaba pidiendo. Entonces Link, para llamar su atención, colocó un pie sobre la piedra, junto a la Espada Maestra.

Link: -Señalando a sí mismo con el pulgar derecho.- Mi nombre es Link y solo tengo un objetivo, que ustedes dos, sus seres queridos, aquellos que sufren en este mundo al igual que ustedes y quienes tendrían que sufrir en el futuro, a todos ustedes, traeles de nuevo una era donde no tienen que sufrir día a día, donde no existe el miedo de que uno de sus amigos o familiares muera siendo golpeado o maltratado.

                Los tres sabios se quedaron viendo a Link tras su comentario, Mido un poco alegre de verlo participar en convencerlos.

Link: Si quiero tener oportunidad alguna de traerles paz nuevamente voy a necesitar que mi espada recupere su filo y fuerza. Se los pido, ayúdenme.
Mido comenzó a aplaudir y después guardo silencio para caminar hacia donde estaba Link.
Mido: Rien, Erenald… toquen sus melodías, lo más fuerte que puedan y lo más perfecto que puedan. ¡Toda la noche si es necesario!

                Ambos sabios comenzaron con sus melodías, cerrando sus ojos y concentrándose en el ritmo para no perder el de cada uno ante las diferencias con la melodía del otro. Los dos instrumentos dentro de unos minutos comenzaron a reaccionar con leves destellos de luz blanca.

                Al paso de una hora los destellos comenzaron a ser más intensos y ocasionalmente unas pequeñas esferas de luz brotaban y permanecían flotando. Cada instrumento las producía y estas flotaban deambulando alrededor de los dos sabios.

                Cerca de que pasaran dos horas con los Sabios de Viento y Tierra tocando los destellos que emergían comenzaron a ser de color dorado y al llegar a las dos horas el lugar estaba lleno de destellos de ese color, al cambiar los primeros blancos también  a una tonalidad dorada.

                El lugar parecía un bosque con miles de hadas doradas que se movían al ritmo de la música de los sabios hacia todas direcciones en una vista impresionante y a la vez reconfortante. Al lograr esto Mido se partió a sí mismo en dos personas y camino hacia ambos músicos para tocarles el hombro al mismo tiempo.

                Como una señal que no requería voz, los dos reaccionaron incrementando el volumen de la melodía que tocaban y cuando ya eran tres horas de música todas las luces comenzaron a girar en el sentido contrario de las manecillas del reloj.

Mido: Al fin.

                Las luces giraron tan rápido que formaron un torbellino dorado con la punta sobre la espada, y tras pocos segundos comenzó a apreciarse como ese torbellino dorado era consumido por la Espada Maestra. Al ser absorbidas todas las luces una gran luz blanca estalló dejándolos a todos ciegos y deteniendo la música.

                Cuando los cuatro recuperaron la visión sobre la piedra se encontraba la Espada Maestra de un modo diferente al que tenía antes, Link, al sostenerla pudo sentir que era física y no un espectro tangible en el sueño, su color plateado tenía un brillo azul en la hoja  y ese mismo filo parecía ser mucho mejor al que tenía antes.

Mido: -Cayendo de rodillas.- Lo hicimos… Lo hicimos…
Link tomó en sus manos la Espada Maestra.
Mido: Gracias Rien… Gracias Erenald… Gracias Link…

                Ese día en que la Espada Maestra fue reconstruida significó el inicio de la caída del Amo Absoluto.


No hay comentarios.: